658 100 555 -- 967 512 588 volmae@volmae.es
Seleccionar página

Los padres y madres solemos preocuparnos por casi todo lo que incumbe a nuestro/as hijo/as, sobre todo, pensando que el fin último, como dirían nuestro/as abuelo/as es que se hagan “personas de provecho”. Yo lo expresaría de otro modo y es en definitiva “que sea una persona integra” en todos los aspectos.

Es cierto que la mayoría de padres y madres somos conscientes de la importancia que tiene la relación con nuestro/as hijo/as y que en función de ésta, aunque no solo, tendrán más o menos un bagaje de recursos que en el futuro podrán poner en marcha. Desde el punto de vista de la psicología, ¿que tipo de elementos son cruciales en esa relación?. A mi modo de entender, tres son los elementos básicos, a saber, el afecto, la comunicación y el establecimiento de límites (normas).

Nos centraremos en la comunicación ya que suele mediatizar el resto de los elementos. ¿Qué aspectos en la comunicación son fundamentales?

  • Primero. Saber escuchar. Recuerda que si tenemos dos orejas y una boca ¿no tendremos que escuchar el doble de lo que hablamos?. En ocasiones, escuchamos a medias. Pongo un ejemplo, si un niño de 5 años, nos intenta contar que el maestro le ha castigado y antes de que termine le contestamos !algo habrás hecho!, el niño se siente escuchado a medias y antes de juzgar podríamos plantearle ¿que ha pasado? De tal modo que sienta que estamos ahí (luego ya decidiremos si lo juzgamos o no).
  • Segundo. Empatizar. Vamos a ponernos en su lugar antes de emitir una opinión sobre si lo que ha hecho está bien o mal; es adecuado o inadecuado. ¿Cuantas veces hemos comunicado con una persona adulta y hemos pensado que no nos entendía? O dicho de otro modo, cuando nos enfadamos y se enfadan nuestro/as hijo/as porque no quieren compartir su cubo y su pala en el parque y les obligamos a ello, pensamos en algún momento ¿yo le dejaría mi bolso a una persona que no conozco absolutamente de nada, a pesar de que me ha dicho que me lo devolverá?
  • Tercero. Si queremos saber qué siente, tendremos que enseñarle hablar de sus sentimientos ¿cómo? hablando de los nuestros, o lo que es lo mismo, tenemos que saber introducir las emociones en nuestras conversaciones y no solo centrarnos en los hechos.
  • Cuarto. Jugar con ellos ¿fácil?

En definitiva, cuando nos referimos a comunicación, sería interesante plantearnos: ¿hablo más de lo que escucho?, ¿lo juzgo antes de tiempo?, ¿le expreso como me siento? ¿juego al menos media hora al día?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar