658 100 555 -- 967 512 588 volmae@volmae.es

Casi siempre cuando se saca a colación el tema de la igualdad entre hombres y mujeres surge la polémica puesto que cada persona tiene su opinión al respecto. En cualquier caso, yo que creo que efectivamente los hombres y las mujeres no son iguales, claro que tampoco los hombres entre los hombres y las mujeres entre mujeres lo son y no pasa nada ni se le da tanta transcendencia al tema. Pero lo más grave es que tampoco aspiro a ser igual que ellos. Biológicamente somos diferentes y punto. Lo que si me preocupa son las diferencias que surgen entre hombres y mujeres por el proceso de socialización y por la cultura puesto que una vez adultas creamos que NO tenemos los mismos derechos porque desde niñas lo hayamos interiorizado como tal ¿como? pues con prácticas y costumbres tan arraigadas que pasan al plano de lo invisible, y sin embargo, son muy potentes puesto que determinan qué se espera de una mujer por el hecho de ser mujer y qué se espera de un hombre por el hecho de ser hombre.

Algunas cuestiones para reflexionar: ¿porque, en general, todavía seguimos regalando muñecas a las niñas y balones a los niños? ¿que imagen de mujer nos recuerda a Blancanieves, Cenicienta o la Bella Durmiente, o lo que es lo mismo, sea cuales sean nuestras circunstancias tiene que venir el príncipe a rescatarnos para poder ser felices para siempre? Y por no hablar de la publicidad…. ¿que imagen traslada de la mujer y del hombre? O del tema ahora en auge del lenguaje sexista o del papel de la mujer en el Tercer mundo… en fin, lo que me gustaría no solo es invitaros a la reflexión, sino que seamos capaces de pasar a la acción que cada persona piense y actúe en consecuencia más allá de lo que se espera de nosotros por ser hombre o mujer, de tal modo que, regalemos juguetes con independencia del sexo (niño o niña), que reinventemos los cuentos tradicionales cambiando los papeles, que tengamos capacidad de critica ante la publicidad, que prediquemos con nuestro ejemplo, que mientras papa plancha, mama juega y un largo etcétera para que el día de mañana, nuestros hijos e hijas tengan claro que somos iguales, aunque diferentes.

Me gustaría no tener que felicitar a ninguna mujer el 8 de marzo porque quizá eso significaría que no necesitaríamos de días “especiales” para homenajearnos, pero a día de hoy no lo es. Por eso, quiero felicitar a todas las mujeres del mundo y en particular aquellas con las que transcurre mi tiempo.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar